La música clásica es popular en América Latina gracias al maestro Abreu, un venezolano que el sábado 24 de marzo dejó de existir.

Murió en Venezuela el maestro José Antonio Abreu creador y fundador del sistema nacional de orquestas sinfónicas juveniles e infantiles que formaba intelectual y musicalmente a los jóvenes más pobres de su país.

El sistema creado en 1975 está compuesto por más de 250 mil músicos que hacen parte de 125 coros y orquestas de todo el territorio venezolano, idea que ha perdurado durante años a pesar de las diferencias ideológicas de los gobiernos del país.

Economista de profesión, ‘el maestro’ como era conocido fue compositor e intérprete del piano, el clavecín y órgano.

Fue embajador de la Unesco y obtuvo el premio príncipe de Asturias de las artes en 2008 con el proyecto que impacto directamente la sociedad venezolana y el Polar Music Prize en 2009.

Le podría interesar: Kate del Castillo en Bogotá

Al maestro se le debe la formación de directores e intérpretes del más alto nivel dándole que le han dado valor educativo a la música. De allí nacieron figuras como Gustavo Dudamel, Christian Vásquez y Josua Dos Santos.

A través de redes sociales el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro despidió al maestro y decreto tres días de duelo nacional por su fallecimiento.


Al maestro José Antonio Abreu se le rinde un homenaje en el Centro de Acción Social para música de Caracas en donde permanece su cuerpo.