Por falta de dólares Venezuela busca cambiar bonos en dólares de la petrolera estatal Petróleos de Venezuela -PDVSA- por alimentos importados desde Colombia. Así lo manifestó Magdalena Pardo, directora de la Cámara Colombo-venezolana, “hay una expectativa en el segundo semestre del año para que 600 millones de dólares de traduzcan en efectivas operaciones de compra por parte del gobierno de Venezuela a Colombia”.

Como el vecino país se quedó sin dinero para enfrentar la escases de alimentos de la canasta familiar y artículos de primera necesidad, como el papel higiénico, el gobierno de Maduro ofreció petróleo a cambio de productos —especialmente carnes y lácteos—.

Un acuerdo de bonos por comida contribuiría a impulsar las exportaciones de Colombia a su vecino, que han declinado 73.7% respecto al año 2008, en el cual vendió productos por 6.800 millones de dólares, siendo el punto más alto de las últimas dos décadas. Pero el rompimiento de las relaciones entre los gobiernos de entonces (Uribe – Chávez) implicó una caída de las exportaciones.

A partir de 2008, las importaciones de Colombia hacia Venezuela tienen un promedio 1.200 millones de dólares.

La Cámara Colombo-Venezolana es optimista y considera que ante la necesidad de Maduro de garantizar la alimentación de su país y la voluntad de los ministros de Hacienda de los dos países “los empresarios colombianos consideran que la fórmula es buena y la respuesta a eso que es hicieron 200 ofertas a Venezuela”.

Sin embargo, otra cosa piensa Javier Díaz, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior, Analtex, porque le genera desconfianza que el gobierno venezolano todavía les adeude 80 millones de dólares de exportaciones en 2009 que todavía no ha pagado.

“No hemos visto cambios en la tendencia de los últimos meses, seguimos con una situación de caída del comercio con Venezuela, no tiene caja, no tiene dólares, no tiene disponibilidad de pago frente a esos productos y creo que la experiencia de los empresarios nos lleva a ser muy cautos, hasta yo no recibir el pago, no recibir las divisas, no despacho”, puntualizó el empresario.

También señaló que la experiencia con Venezuela ha dejado incertidumbre en los empresarios porque éste se demoraría 280 días para los bonos petroleros a cambio de sus exportaciones: “no veo cómo va a funcionar el tema porque nuevamente volvemos al origen del problema y es que no hay caja, no hay liquidez en Venezuela para pagar sus importaciones”.

El ministro de Hacienda colombiano, Mauricio Cárdenas le dijo a la prensa que “falta una última discusión sobre el mecanismo de pago, sobre cómo van a operar los bonos de Pdvsa que es el mecanismo que se ha sugerido inicialmente como forma de pago”.

Margarita Pardo dice que el segundo semestre del año le garantiza a los empresarios colombianos un buen negocio. “Viene la etapa de las navidades, entonces yo esperaría que este semestre sea mejor que el semestre pasado, en el cual el comercio cayó en un 11%”.

El presidente Juan Manuel Santos dijo que Venezuela planea adquirir “40 mil toneladas de leche en polvo y UHT, 60 mil cabezas de ganado en pie, 42 mil toneladas de carne, 6 mil toneladas de mantequilla y margarina, 20 mil toneladas de aceite de palma, 32 mil cajas de huevos fértiles, y casi 1,7 millones de pollos”.

No obstante, Analtex reitera sus dudas por el constante atraso de los pagos por parte del vecino país: “hay muchos claro-oscuros pero más en la parte de oscuros para hacer claridad sobre este tipo de operaciones”.

Ante la incertidumbre, las dos naciones agotan sus esfuerzos por recuperar la confianza de los empresarios. La presidenta de la Cámara Colombo-venezolana celebró la eventual devaluación del bolívar, prevista para octubre, que anunció el presidente Nicolás Maduro. “Es volver a abrir una segunda ventana con una tasa de cambio más realista y que por esa vía resulta más fácil de exportar hacía Venezuela”.

Venezuela enfrenta la crisis de liquidez más grande en su historia, sumado a la inflación que alcanza el 45%.