Mientras Santos recibía el apoyo internacional para la paz, en Colombia se producía la primera violación al cese al fuego bilateral que se inició el 24 de agosto.

El Ejército dice que dos guerrilleros murieron en un enfrentamiento, pero los testigos oculares aseguran que no hubo ningún combate.