La sorpresiva reunión de esta semana entre exjefes de los paramilitares y de la guerrilla con mediadores civiles, despierta esperanza entre las víctimas de ambos lados de la guerra, pero al mismo tiempo desconcierto.

Casi ninguna organización de víctimas aceptó pronunciarse hasta conocer las bases sobre las que trabajará este particular grupo, cuyo eje, según han dicho sus participantes será la verdad completa.