Después de la masacre que dejó vacío El Salado, Bolívar, la paz ha ido retoñando y ahora quienes hicieron su acueducto, quieren tener el pueblo como centro de un proyecto en contra de la desigualdad.

El trabajo adelantado en el Salado, Bolívar, por parte de la fundación Ayuda en Acción donde están haciendo un acueducto para que las personas tengan por primera vez agua potable, derivó en una idea de ir más allá. Así nace la campaña “Vidas paralelas” que buscan eliminar barreras entre los niños de la ciudad y el campo.

Diana Barón, directora regional de Ayuda en Acción, afirma que la intención es “sensibilizar a todas las personas, a todos los colombianos sobre toda la cantidad de niños que sufren desigualdades, que tienen las mismas capacidades pero que en el campo por todas las dificultades sobre todo de violencia, no tiene las posibilidades de los niños de la ciudad”.

Colombia es el segundo país con mayor desigualdad en Latinoamérica y el décimo a nivel mundial y con estas iniciativas quieren empezar a disminuir estos indicadores y buscar que estas vidas paralelas sean la oportunidad de ponerse en los zapatos del otro y buscar una equidad.

Generando un vínculo solidario esperan impactar a las comunidades y empezar a realizar proyectos que les den acceso a educación y otros servicios a toda la niñez colombiana.

Noticias UNO