Una novela de intriga política se está viviendo en el Consejo Electoral. Una subalterna del magistrado Felipe García habría ayudado a radicar una recusación contra dos colegas de su jefe para impedir que éstos pudieran discutir un asunto en sala. Un video demostraría que la recusación no la radicó quien la firma, sino la asistente de García.