Justo cuando se cumplen cuatro años de la firma del acuerdo de paz con la guerrilla de las Farc, la hoy senadora Griselda Lobo, conocida en las filas de esa desmovilizada organización rebelde como Sandra Ramírez, preside la Plenaria del Senado la República, en un debate de control político que los partidos de oposición le hacen al Gobierno nacional sobre los supuestos incumplimientos en la implementación de lo acordado en La Habana.

En un hecho inédito en la historia política colombiana, es la congresista del Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, FARC, quien, desde la curul de la presidencia del Senado, les da la palabra a sus compañeros de corporación y a los funcionarios citados, como los ministros del Interior, Alicia Arango; de Defensa, Carlos Holmes Trujillo; de Comercio José Manuel Restrepo o el Consejero Presidencial para la Estabilización, Emilio Archila.

La senadora Sandra Ramírez, quien fue compañera sentimental durante 24 años del entonces máximo jefe de las Farc, Manuel Marulanda Vélez, alias Tirofijo, es la segunda vicepresidenta del Senado y presidió la sesión de este martes 24 de noviembre en cumplimiento del Estatuto de Oposición, que les otorga esa posibilidad a los partidos que no respaldan al Gobierno Nacional.