El viudo de la asesinada dirigente Benhazir Butho, será el nuevo presidente de Pakistán.

El nuevo presidente ha prometido toda suerte de cambios con relación al régimen de Pervez Musharraf. Sólo hay una cosa que mantendrá: su estrecha relación con Estados Unidos.