La rueda de prensa de Vladimir Putín anunciando su policía del futuro se interpretó como si él quisiera seguir siendo el malo de la película.