Vladimir Putin decretó este jueves que abril será un mes de asueto para frenar el avance de la pandemia de coronavirus, aunque se mantendrán los salarios.

«La amenaza persiste. Los virólogos estiman que el pico de la epidemia no se alcanzó en el mundo ni en nuestro país», dijo el presidente ruso en su segunda intervención en televisión sobre esta cuestión en poco mas de una semana.

«He tomado la decisión de extender el periodo de días no laborables hasta el 30 de abril», añadió.

Putin ordenó que se mantengan los salarios y dio las gracias a las profesiones médicas, asegurando que este medida ya ha permitido «ganar tiempo» frente a la epidemia.

Además de las tiendas de alimentos, las farmacias, los establecimientos médicos y otros comercios de productos de primera necesidad, que pueden permanecer abiertos, cada región podrá determinar qué empresas y organizaciones pueden funcionar.

Cada ente regional podrá determinar las medidas de confinamiento porque en algunas regiones todavía no se registraron casos.

Putin pidió de nuevo a los rusos que sean «responsables» y que sigan «las directivas de las autoridades».

Moscú: la zona más afectada

La capital de rusia es el principal foco del virus con 2.475 casos, por lo que el presidente Putin decidió confinar a su población y desde el lunes la mayoría de regiones rusas hicieron lo mismo, bajo pena de sanciones.

Moscú decidió prorrogar por su parte las medidas de confinamiento hasta el 1 de mayo. «Debemos tener paciencia y valentía. Vamos a vivir momentos difíciles», dijo en su blog el alcalde de la capital, Serguéi Sobianin.

Desde hace algunos días, la mayoría de rusos están obligados a quedarse en casa, pero algunos pueden salir a trabajar o ir a comprar en su barrio.

En Moscú el número de pasajeros en el metro cayó un 84% y el tráfico de coches un 64% en relación al mismo periodo de 2019, según datos del centro de crisis en Moscú.

El presidente ruso reveló que en la capital, a pesar de las medidas, las autoridades no «lograron dar la vuela a la situación».

La situación económica

Comparada con Europa Occidental o Estados Unidos, Rusia está menos afectada por la pandemia, con 3.548 casos, incluyendo 30 muertos registrados oficialmente.

Pero la enfermedad avanza rápidamente: el 25 de marzo, antes del primer discurso de Putin sobre la cuestión, había 495 enfermos y ningún fallecido.

El jefe del Estado ruso no hizo este jueves ningún anuncio en concreto sobre la economía, afectada de pleno por la crisis mundial provocada por el coronavirus, en particular por la caída del precio del petróleo y en consecuencia del rublo.

Putin, quien ahora trabaja en su residencia a las afueras de Moscú, insistió sin embargo que su prioridad es«salvaguardar los empleos y los ingresos» de los rusos.

*Con información de AFP.