Este (VER VIDEO) es el radiofaro del municipio de La Unión, Antioquia, que sirve de guía a los pilotos que se aproximan al aeropuerto José María Cordova de Rionegro. La radio ayuda fue el punto de referencia que tuvo el piloto Miguel Quiroga de la aerolínea LaMia para dar dos vueltas mientras esperó la autorización para aterrizar.

Contabilizado el tiempo que tardó un avión que pasó sobre la montaña en la que ocurrió el accidente y la pista de aterrizaje, el reloj marcó tres minutos. En tierra los instrumentos del avión de Lamia aún registran la altura que llevaba la aeronave al momento de estrellarse: 8.800 pies, insuficiente para cruzar el pico de la montaña.

El vecindario del lugar del accidente es este. Cerro Gordo asoma su parte más alta justo al frente de la guía de navegación. Aquí hay una base de la policía, esa noche el intendente Nelson Castrillón estaba en la parte baja, llovía sin piedad, cuando uno de los centinelas avisó que escuchó un fuerte ruido en la parte alta.

Según narra Castrillón en la parte alta de la montaña “alguien prendió una linterna y hablaba en español: por favor ayúdeme”.

Publicidad

El intendente Castrillón y los auxiliares Caraballo y Villa de la policía rompieron la malla que impide el ingreso al radiofaro y que da acceso a la montaña.

El arquero Jackson Follmann le pidió ayuda. Jackson estaba sentado, temblaba y le extendió la mano al policía Castrillón para que lo sacara.

El intendente lo arropó con cobijas del avión y le hizo compañía mientras esperaron el grupo de rescate. Mientras eso ocurría, en la parte alta de la montaña otros sobrevivientes suplicaban auxilio. Hoy, seis días después de la tragedia, encontramos en el lodazal afiches de los integrantes del equipo con sus seres queridos.

Una camiseta talla XL del equipo chapecoense sobre un árbol al lado de una cruz y flores, es el entorno de los afiches ubicados en el sitio de la catástrofe.

Una tarjeta de crédito de Anderson Araújo, delegado del equipo de fútbol. Zapatos, maletas, maletines, audífonos, libros, maquillaje, chanclas y una biblia abierta en el libro de Marcos con un mensaje escrito en portugués en una hoja con membrete del hotel Bertaso uno de los más tradicionales de Chapeco.