Vuelve el terror: reclutamiento y minas antipersona, 17 años después de la masacre en Bojayá

William Parra - 14 de enero del 2020 8:42 pm

Son los alabaos que hacen de la resiliencia un grito de batalla frente a la violencia que vuelve a Bojayá.

Un municipio de más 3.700 kilómetros cuadrados, atravesados por el río Atrato, sus aguas de color marrón han sido testigo de la guerra en 1995, cuando llegó el terror de la mano de las Farc, acompañado de secuestros, intimidación y muerte.

Dos años después, llegaron los paras, además del reclutamiento y los asesinatos. Las comunidades se vieron confinadas en medio de una guerra que tuvo el 2 de mayo del 2002, la muestra más grande de su crueldad.

Elizabeth, recorre lo que queda de la vieja Bojayá, pese al temor, sus palabras son contundentes para decir que no quieren volver a vivir esa violencia que a tantos mató y que hoy vuelve a golpear a las puertas de su región. Violencia que intenta no solo asesinarlos sino callarlos.

Y es que Bojayá es la bisagra entre el Pacífico y el Atlántico, son muchos los megaproyectos que hacen de esta región una zona geoestratégica.

Bojayá vuelve a vivir en medio del miedo, 17 años después de la masacre, hoy nuevamente vuelve el reclutamiento y la siembra de minas antipersonales.

Desde la comunidad se insiste en la necesidad de implementar el acuerdo de paz, abrir las negociaciones con el ELN y hacer posible una política de sometimiento de los nuevos grupos paramilitares, para que la región pueda vivir en paz.

Vea el informe completo en el video