El tablero, que fue el coco de los estudiantes de muchas generaciones puede convertirse, gracias a la tecnología, en el instrumento más divertido de una clase.