Yidis Medina aseguró en la Corte Suprema de Justicia que, en 2004, cuando dijo que no había recibido prebendas por su voto, lo hizo siguiendo instrucciones de dos abogados puestos y pagados por allegados al gobierno. Según la ex congresista, los abogados estaban más preocupados por la suerte de los altos funcionarios que por la de ella asegura también que no fue ella la que pagó los honorarios de esos abogados.

Poco después de votar a favor de la reelección, en junio de 2004, Yidis Medina tuvo que afrontar varios procesos porque desde esa época se sospechaba que había vendido su voto.

Debió acudir a la procuraduría en el proceso disciplinario que involucraba al entonces ministro del Interior, Sabas Pretelt, al ministro de protección, Diego Palacio, y otros altos funcionarios del Gobierno.

La investidura de Yidis Medina también fue demandada ante el Consejo de Estado, en esos procesos tuvo como abogados a la ex registradora nacional Clara María González y al penalista Álvaro Montoya Flórez, a quienes llegó por recomendación de  un alto funcionario del gobierno.

Por sugerencia de ese funcionario Yidis fue hasta un hotel de Bogotá, donde fue recibida con aplausos por un grupo de personas partidarias de la reelección del presidente Uribe.

Publicidad

Según conoció Noticias Uno, una de esas personas, Héctor Echeverri Correa, le dijo que no se preocupara por su defensa judicial que sería asumida por dos grandes abogados, que ella no tendría qué pagar ni un centavo.

Uno de esos abogados era Clara María González, quien la aconsejó en esos procesos, en los que Yidis dijo bajo juramento que no existió ofrecimiento de prebendas a cambio de su voto a favor de la reelección.

Yidis Medina le dijo a la Corte Suprema que mintió en las declaraciones de 2004 porque, según ella, siguió un libreto escrito por Clara María González y por el penalista Álvaro Montoya Flórez, quien la asistió en el proceso ante la Corte Suprema de Justicia. Yidis piensa que la instruyeron para sacar de cualquier problema a los altos funcionarios involucrados en la compra de su voto.

La ex congresista no fue quien pagó los honorarios de los abogados. De Montoya Flórez se conoce poco, pero Clara María González ha actuado como representante del presidente Álvaro Uribe y del movimiento primero Colombia en procesos para reclamar reembolso por votos en la Registraduría.

La Abogada Clara María González es amiga cercana del ex asesor presidencial y gerente de la campaña de reelección Fabio Echeverri Correa, fue miembro de la Asociación Patria Nueva, constituida por el ex presidente Turbay para apoyar la reelección y es vista como una persona cercana al gobierno Uribe.

El caso de la abogada Clara María González y Yidis Medina, recordó inmediatamente el de Santiago Medina, ex tesorero de la campaña de Ernesto Samper, quien al comienzo del proceso 8.000 tuvo como apoderado al penalista Ernesto Amézquita, quien según Medina, seguía más las instrucciones del entonces ministro de Gobierno, Horacio Serpa, que las suyas.