En las calles de Bogotá un par de zapatos llegó a cotizarse en nueve mil pesos, un precio por debajo de cualquier productor en el mundo.

En puerto, éstos llegan a costar mil 700 pesos colombianos. Salen de China pero llegan al país desde México, que tiene tratado de libre comercio con Colombia.