Las relaciones de pareja casi siempre nos pueden llenar de inmensa felicidad o de millonaria desdicha. El colectivo social nos muestra un accionar contrario, a la construcción de una relación saludable.