Es una crónica amarga de miseria y hambre, con un padre que apenas podía mantener a su familia y una madrastra que no lo quería y lo maltrataba brutalmente. Con siete años su padre lo vendió a un cabrero que lo abandono.