Una mancha negra que se derramó en el departamento de Santander, deja daños irreparables, el petróleo llegó a la branquias de los peces y los está asfixiando, las aves mueren porque se les pegaron las alas y no pueden volar.