La ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez; el jefe de la cartera de Agricultura, Andrés Valencia y el alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos arribaron a Santander de Quilichao para dialogar con representantes de la minga indígena con el fin de desbloquear las vías del suroccidente colombiano y levantar la protesta.

«Ayer quedó consolidado en el Plan Nacional de Desarrollo la solicitud que habían hecho, que quedara incluido dentro del texto general del proyecto de ley, el capítulo correspondiente a los indígenas y a las comunidades, razón por la cual  esperamos que el diálogo sea fructífero», indicó la jefe de la cartera del Interior.

Durante la llegada de la Comisión, la primera reacción fue rechazar el ataque contra la Fuerza Pública que dejó como saldo un muerto, identificado como el patrullero Boris Alexander Benítez, de 32 años de edad.

Gutiérrez, agregó que «el presidente Duque siempre está dispuesto a estar en las regiones, pero aquí hay hechos muy graves y es necesario que se levanten las vías de hecho para que el presidente pueda venir».

Por su parte, el alto comisionado para la paz, indicó que «el Gobierno nacional rechaza todas las vías de hecho” y envió un pésame para la familia del policía que falleció el día de ayer, además reiteró la voluntad del presidente Duque de mantener un diálogo, pero un dialogo racional fuera de las vías de hecho”.

Entretanto, cientos de conductores que mantienen sus vehículos parados sobre la vía piden agilizar las conversaciones dado que sus cargas se están deteriorando.

Andrés Fernando Agudelo, uno de los transportadores afectados, contó que llevan ocho días con vehículos retenidos. “A Popayán venimos con productos perecederos que se están dañando, tenemos vehículos retenidos y deudas», dijo.

Publicidad

En los violentos enfrentamientos también resultaron heridos tres soldados, tres policías y ocho indígenas, según la red de Derechos Humanos de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN).