La Comisión Nacional de Disciplina Judicial confirmó la exclusión de la profesión de abogado al exmagistrado Francisco Ricaurte por intervenir en actos fraudulentos durante sus funciones judiciales.

Ricaurte había sido capturado en marzo de 2021 -cuando era ya expresidente de la Corte Suprema de Justicia– por estar involucrado en el polémico y prolongado caso de corrupción del Cartel de la Toga, en el que congresistas y altos funcionarios negociaron decisiones de carácter judicial ante la Sala Plena de la Corte a cambio de millonarias sumas de dinero.

La máxima autoridad del sistema disciplinario de la Rama Judicial precisa que Ricaurte participó como “intermediario de cobro de dinero para afectar los procesos judiciales” que adelantaba el juzgado en contra de Álvaro Asthon, Musa Besaile, Nilton Manyoma y Argenis Velázquez.

En diciembre de 2021, la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá rebajó la condena inicial de 19 años de prisión que recibió el exmagistrado, aunque esto no lo favoreció: ya que solo se fijó una pena de 16 años y 5 meses de presión.

El mismo tribunal determinó la modificación de la condena argumentando la prescripción por tráfico de influencias, uno de los delitos por los que fue condenado Ricaurte.