La Corte Suprema de Justicia resolvió que mantiene la competencia para seguir investigando al exsenador Eduardo Pulgar Daza por cohecho y tráfico de influencias, a pesar de haber renunciado al Congreso de la República.

La decisión fue tomada por la sala de instrucción de la Corte, donde a su vez se rechazó una solicitud de la defensa del excongresista en la que pedía que el proceso fuera trasladado a la Fiscalía General.

Argumentando una supuesta pérdida de la competencia de la Corte a partir de la renuncia del hoy exsenador.
Como antecedente de esta maniobra está lo sucedido con el expresidente y exsenador Álvaro Uribe, quien renunció al Congreso para que su investigación por presunta manipulación a testigos pasara de la Corte Suprema a la Fiscalía, tal y como efectivamente ocurrió.

En el caso del exsenador Pulgar la Corte llegó a la conclusión que los hechos por los cuales es investigado y que lo tienen tras las rejas, guardan directa relación con sus funciones en el Congreso, razón por la cual los magistrados consideran que mantienen la competencia.

El exparlamentario es investigado por el intento de soborno a un juez de la Costa Atlántica para que favoreciera a su amigo Luis Fernando Acosta en un proceso relacionado con la Universidad Metropolitana de Barranquilla.