La Sala Plena del Consejo de Estado decretó este martes la pérdida de investidura o la ‘muerte política’ del exsenador del Partido de la U, Eduardo Pulgar, por haberle ofrecido un soborno a un juez de la República para torcer un proceso en favor de una de las partes en el pleito de la Universidad Metropolitana de Barranquilla.

La causal por la que le decretan la muerte política es por haber incurrido en tráfico de influencias, debidamente comprobado, pues recordemos que Pulgar fue condenado por la Corte Suprema de Justicia a cuatro años y 10 meses de prisión por ese delito y por cohecho.

 

Mira también: Congreso aprueba dos proyectos de reforma a la Policía

 

 

La Procuraduría había pedido la muerte política de Pulgar al advertir de “la intención y el querer que tuvo el excongresista para afectar la voluntad del servidor público que tenía a cargo una actuación judicial que beneficiaría directamente a terceros involucrados en la contienda para obtener el control de la Universidad Metropolitana de Barranquilla e indirectamente a él para obtener los votos que necesitaba en las elecciones de 2018 (…)”.