Las denuncias se presentan un día después de que se conociera un informe sobre una familia de políticos que «detenta el poder» en el municipio de Bello, Antioquia, que comentó el subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, Ariel Ávila.

Ávila había dicho que la familia Suárez Mira ha impuesto «una dictadura de la corrupción en Bello, ha utilizado grupos paramilitares, ha utilizado los puestos estatales para mantenerse en el poder, anular a la oposición, y durante 20 años ha desangrado ese municipio».

Por ello, la Fundación Paz y Reconciliación denunció en un comunicado que recibió una llamada amenazante en la que le dijeron que si su subdirector «vuelve a hablar de la familia Suárez lo van a encontrar en una bolsa picado».

Asimismo, señaló que la senadora conservadora Olga Lucía Suárez Mira, que buscará en las elecciones legislativas de este domingo mantener su escaño en el Senado, tiene varias investigaciones en la Procuraduría General de la Nación y «se le acusa de que ha utilizado la Alcaldía de Bello para (promover) su candidatura».

También habló sobre César Suárez Mira, actual alcalde de Bello y quien tiene abierto un proceso judicial por la presunta falsificación de su diploma de bachiller.