28/11/2017 

La Plenaria del Senado se enfrascó durante casi cinco horas en acalorados debates jurídicos y políticos alrededor de las 16 circunscripciones de paz, que permitirían que las zonas más afectadas por el conflicto, tengan ese número de representantes en la Cámara, como un homenaje a las víctimas.

Un procedimiento inédito que permitió reabrir el debate de conciliación de la reforma que ya fue aprobada en las dos Cámaras, dio paso a una caja de sorpresas y enfrentamientos entre varias bancadas.

La enmienda constitucional establece que para las elecciones de 2018 y 2022 habrá 16 curules nuevas en la Cámara, elegidas en igual número de circunscripciones, conformadas por municipios de 14 departamentos, en los más afectados por la presencia de grupos armados ilegales.

Para atender las peticiones de las senadoras Myriam Paredes, del partido conservador, y Sofía Gaviria, disidente liberal, que querían establecer claramente que por lo menos la mitad de los candidatos sean mujeres y que todos los candidatos sean víctimas, se reabrió el debate.

Esta reforma solamente tenía pendiente conciliación en la Cámara, porque todavía no había sido llevado el informe.

Pero en el Senado, se reabrió y cuando fueron a votar las proposiciones de las senadoras, el conservatismo y Cambio Radical se unieron para votar negativamente la conciliación.

El uribismo simplemente se retiró.

Al momento de contabilizar los votos, hubo 54, el quórum suficiente, pero 38 votaron por el sí y 16 por el no.

Según la interpretación de uribistas, vargaslleristas y conservadores, la conciliación fue negada y el proyecto se hundió.

Hubo reclamos de los defensores de los acuerdos de paz, en el sentido de que el proyecto seguía vivo y estaba aprobado por las mayorías establecidas en la Constitución Política y en el reglamento del Congreso.

El senador del Centro Democrático, Álvaro Uribe, propuso un acuerdo nacional para superar el problema y garantizar la elección de víctimas de la violencia en el Congreso, pero su iniciativa implicaría que el Gobierno tuviera que presentar una reforma constitucional que demoraría un año en ser aprobada.

El presidente del Senado, integró una subcomisión para estudiar el problema, pero el vargasllerismo anunció que no hará parte de ella.

Mañana en la mañana la subcomisión debe rendir el informe sobre el tema.

El ministro del Interior, Guillermo Rivera, propuso a los conservadores una reunión con los altos mandos militares para despejar las dudas sobre los problemas de orden público que se presentan en los municipios que conformarían las circunscripciones de paz.

Según el expresidente, Álvaro Uribe y la senadora Viviane Morales, el proyecto fue negado y no puede haber mecanismo legislativo posible que lo resucite.

Carlos Ruiz CM&