Este martes, Luis Guillermo Echeverri, quien fue el gerente general de la campaña de Iván Duque, por medio de un comunicado aclaró varios temas que han salido a la luz pública alrededor de la campaña del actual mandatario.

“Fui la única persona autorizada a recibir aportes, contratar créditos y realizar gastos, pagos y erogaciones, facultad que nunca delegué en ningún tercero», indica enfáticamente en su misiva.

Acá el comunicado completo

1. Fui el gerente y único responsable durante los términos de cada una de las tres campañas
del Dr. Iván Duque, Consulta, Primera Vuelta y Segunda Vuelta en el 2018. Fui la única
persona autorizada a recibir aportes, contratar créditos y realizar gastos, pagos y erogaciones,
facultad que nunca delegué en ningún tercero según consta en los anuncios publicados en
medios de circulación nacional al inicio de cada una de las campañas.

Lea también: Consejo Electoral abre indagación contra campaña presidencial de Iván Duque

2. Las campañas y el partido que inscribe el candidato, en este caso el Centro Democrático,
son entidades totalmente independientes, Jurídica, Legal, Financiera, Administrativa y
Operativamente.

Publicidad

3. El financiamiento de cada campaña es independiente y exclusivo de la campaña, tiene unos
tiempos y unas reglas predeterminados por la ley y a eso se suman las políticas y reglas
internas de las mismas. Nuestra única relación con el partido CD fue mediante créditos
contratados a tasas de mercado y con la debida autorización de pignoración de votos de la
autoridad electoral. Los gastos en que incurren los partidos políticos durante los periodos
electorales están regulados por las autoridades y no hacen parte de las la responsabilidad legal
de las campañas individuales.

4. El fondeo de un partido político es permanente, y combina recursos públicos que le da el
estado, donaciones privadas e ingreso por reposición de votos. Dicho financiamiento está
reglamentado por la ley. En el caso de las campañas políticas que yo manejé, no existió
conexión legal, relación administrativa, ni coordinación operativa con el CD diferente a los
créditos contratados a tasa de mercado con pagaré del gerente y la debida autorización legal
de pignoración de votos.

5. Asunto muy diferente es, que la ley permita a los partidos políticos por su naturaleza
netamente política electoral, que bajo ciertas reglas y ciertos criterios pueda invertir por su
propia cuenta como gastos institucionales, si a bien lo tiene y de forma independiente de las
campañas, hasta un valor equivalente al 20% de los topes de gasto establecido para cada
campaña.

6. Las tres campañas del Dr. Iván Duque Márquez, consulta, primera y segunda vuelta, cuentan desde el 2019 con las tres resoluciones formales emitidas por el CNE en las cuales se ordenó el pago de las correspondientes obligaciones asociadas a la reposición de votos de acuerdo con las disposiciones de las normas electorales. Las tres campañas fueron entidades jurídicas separadas y cada una rindió todas sus cuentas en el mecanismo de cuentas claras del CNE en tiempo real.

7. Todas las cuentas de las tres campañas fueron ya revisadas minuciosamente por los
oficiales asignados por las entidades de control a realizar revisiones ex ante en tiempo real con
presencia física en la sede de las campañas, y luego a su escrutinio ex post en el CNE,
quienes recomendaron a este ente, emitir las tres resoluciones que tienen efecto de cosa
juzgada frente a las cuentas entregadas y revisadas por el propio CNE.

8. En primera y segunda vuelta, las campañas utilizaron los anticipos estatales consignados en
la ley, en señal de responsabilidad con la encomienda de manejo transparente de los recursos
públicos y privados recibidos. En la consulta no contamos con anticipos del Estado por no ser
este un mecanismo habilitado por la ley y la autoridad electoral.

9. La campaña utilizó el mecanismo de cuenta única nacional y solamente recibió aportes en
cheques que pasaron por una estricta metodología que sumó 17 controles legales, bancarios,
de seguridad y administrativos con relación a los aportantes y al origen de los recursos. La
campaña nunca autorizó el manejo de ningún dinero en efectivo, nunca autorizó
consignaciones de terceros ni colectas o actividades para recaudar recursos. La campaña
impuso una política de montos o topes internos para aportes en cheque o en especie de 50
millones por aportante para la consulta y de 80 millones para la primera vuelta, ambas cuantías
inferiores a los topes de aportes individuales que consigna la ley.

10. La financiación crediticia de las tres campañas, se realizó mediante prestamos solicitados a
tasas de mercado y debidamente amparados por el mecanismo legal de pignoración de votos,
contaron siempre con el aval personal del gerente de las campañas y solo se contrataron con
Banco de Bogotá (en las tres campañas), Bancolombia (en la consulta) y el partido Centro
Democrático (en las tres campañas). Nunca acudimos a particulares a organizaciones,
empresas o entidades de diferentes a los bancos comerciales y al CD para adquirir financiación
alguna.