Hay polémica en algunas bancadas del Senado por la aprobación del proyecto de ley de seguridad ciudadana que, según el Gobierno, busca ‘evitar la impunidad y castigar al delincuente’.

El ministro del Interior, Daniel Palacios, mostró satisfacción ante la aprobación del decreto:

“Hoy ha sido aprobada la conciliación. Evidentemente hay alguna controversia por parte de la oposición como es natural. Nada que haga el Gobierno es de satisfacción. Pero este es un proyecto de ley que trabaja a favor de la ciudadanía”, afirmó el ministro Palacios.

Palacios también se expresó ante las posturas en contra de la norma, como la del senador Gustavo Petro, quien afirma que aprobar la norma es hacer que el Gobierno ‘crea en el paramilitarismo’.

“Ahí está la demagogia peligrosa de Petro. En ninguna parte, el proyecto habla sobre facultades para disparar ciudadanos de manera indiscriminada o una represión a la protesta social. La protesta está garantizada por la Constitución”, señaló el ministro.

También puedes leer: El precio del gas reducirá en 2022: ¿Cómo funcionará para los hogares?

ABC de la Ley

La norma, que ya pasó a sanción presidencial, significa realizar varios ajustes al Código Penal, dentro de los cuáles están:

1). Contemplar la legítima defensa en propiedad privada: Cuando una persona ingresa sin consentimiento a la vivienda o es agredida dentro de su vehículo: Se excluyen establecimientos comerciales.

2). Castigar la reincidencia: Portar armas blancas será nuevo delito en el Código Penal. Se endurecen penas a agresores de la Fuerza Pública, periodistas y líderes sociales

3). Aumentar de 50 a 58.3 años penas a quiénes cometan homicidios contra niños: También se incluyen a quienes cometan crímenes contra Defensores de Derechos Humanos, Periodistas y Fuerza Pública.

4). Aumentar hasta a 12 años las penas a quiénes hagan daños a la infraestructura destinada a la ciudadanía: Administración de justicia, sistema de transporte público e instalaciones militares o de policía.

5). Aumentar hasta el doble las penas de los ciudadanos que empleen máscaras o elementos que sirvan para ocultar la identidad de la persona que cometa algún daño o crimen. También aplica para aquellos que porten:

  • Armas convencionales: armas de fuego; armas de fuego hechizas o artesanales.
  • Elementos y dispositivos menos letales que ‘puedan representar un peligro común’.