Desde la Casa de Nariño, el presiente Iván Duque posesionó a Alejandro Ordóñez como embajador de Colombia en la Organización de los Estados Americanos (OEA).

El jefe de Estado pidió que desde la OEA se examinen “muy bien todas las realidades que vive Colombia por cuenta del éxodo masivo de los venezolanos, para que varios países del continente podamos recibir ese flujo migratorio y plantear que tengamos un fondo de asistencia multilateral para atender la situación”.

El reto según Duque, “es aplicar la carta democrática para aislar ese régimen y propiciar que desde Venezuela se pueda dar una transición respaldada por la comunidad internacional, en el marco de la grave crisis humanitaria. La OEA como institución debe propiciar este diálogo”.

El mandatario destacó la larga carrera profesional al servicio de la justicia de Ordóñez, y lo calificó como “una persona que tiene carácter y que defiende sus ideas, y Colombia es un país que tiene grandes expectativas en la OEA”.

Duque también solicitó que “se continúen fortaleciendo las herramientas para que el continente pueda tener mecanismos efectivos en la lucha contra el narcotráfico y el lavado de activos”.  

Por último, el presidente afirmó que espera que la OEA con la representación de Ordóñez, ayude a la reforma política que Colombia ha presentado en el Congreso con el fin de acabar “el voto preferente, fortalecer la democracia al interior de los partidos, fortalecer el financiamiento público con total transparencia, que permitamos adicionalmente que el financiamiento de la política tenga todas las salvaguardas para acabar con la compra de votos y la trashumancia electoral”.