Luego de las acusaciones que la vinculan con la extinta guerrilla de las FARC, Piedad Córdoba ‘rompió el silencio’ y se pronunció con un extenso comunicado.

Según las denuncias, que fueron interpuestas por su exasesor Andrés Vázquez, Piedad Córdoba presuntamente, instigó ante la entonces guerrilla para sacarle provecho político electoral al secuestro de servidores públicos, como el de la hoy candidata presidencial Íngrid Betancourt.

En el marco de estas denuncias, Betancourt acusó a Córdoba de “retrasar deliberadamente su liberación para obtener dividendos políticos”.

Cabe recordad que la Corte Suprema le abrió una indagación preliminar a Córdoba producto de esta acusación, y a la cual ya fue citada Íngrid Betancourt para declarar en calidad de testigo.

“No es la primera vez que enfrento falsos testigos. Estamos esperando las 17 “pruebas” con las que va a salir el Señor Vásquez para sustentar sus mentiras”, escribió Córdoba en su cuenta de Twitter.