La bancada del Partido Conservador radicó un proyecto que pretende incrementar las penas para las conductas de proxenetismo y explotación sexual infantil, esta iniciativa reformaría la Ley 599 del 2000.

Nadie Blel, senadora del Partido Conservador, explicó que “con este proyecto no se quiere que hayan subrogados o beneficios, sino por el contrario, que estas penas no sean un saludo a la bandera que es lo que está pasando hoy”.

La propuesta legislativa plantea que las penas por proxenetismo aumenten de 26 a 45 años de cárcel, con multas de 67 a 750 salarios mínimos legales vigentes; mientras que para la prostitución infantil se graven de 26 a 45 años de prisión y sanciones económicas de 66 a 750 salarios mínimos legales vigentes.

“Son las mismas penas que hoy en día tienen los delitos de homicidio y secuestro”, agregó la senadora Blel.

Las penas por estímulo a la prostitución infantil aumentarán de una tercera parte a la mitad, cuando el responsable del delito sea un familiar del menor o cuando los establecimientos sexuales estén involucrados en estos hechos.