Para hacer cumplir uno de los compromisos de los acuerdos de paz, que es mejorar el acceso a la educación en las zonas rurales más afectadas, se radicó en el Congreso un proyecto de ley que flexibilizará la operación del transporte escolar rural.

La iniciativa surgió como parte del paquete de implementación de lo pactado en Cuba, entre el Estado y las Farc en el punto de transformación del campo.

Juanita Goebertus, representante a la Cámara por Alianza Verde, indicó que se “busca resolver un problema que existe hoy concretamente, y es que los municipios no pueden contratar formas alternativas para transportar a los niños, niñas, jóvenes y adolescentes”.

El proyecto también busca generar excepciones a las normas vigentes en los municipios que lo necesiten, como aquellos que no cuenten con empresas de servicio público de transporte especial o en los que las condiciones geográficas, no permitan el uso de medios de transporte automotor.

“A hoy, la manera en la que esta regulado el transporte escolar es tan inflexible, que está pensado desde las ciudades. Si no es un bus con todas las garantías entonces no funciona”, agregó Goebertus.

Según el texto que fue radicado en la secretaria del Senado, la reglamentación especial deberá fijar condiciones de acceso, calidad y seguridad del transporte, de acuerdo con las necesidades de cada municipio que no lo tenga.