Una polémica política entre el expresidente Álvaro Uribe y el alcalde de Medellín, Daniel Quinteto se desató en Twitter por cuenta de una petición del exsenador y líder del Centro Democrático.

Uribe dijo en la red social:

Apoyemos el derecho de soldados y policías de utilizar sus armas para defender su integridad y para defender a las personas y bienes de la acción criminal del terrorismo vandálico”.

 

 

En video: En libertad 14 señalados de vandalismo por errores en la legalización de pruebas

 

 

Minutos después el alcalde de Medellín, Daniel Quintero le contestó y pidió que cierren su cuenta en Twitter:

En medio de las protestas contra la reforma tributaria, expresidente Uribe incita de forma peligrosa al uso de las armas por parte de Ejército y Policía ”.

 

 

Mira también: Las cifras de capturas y heridos por jornadas del paro nacional

 

Publicidad

 

De inmediato los comentarios de Uribe y Quintero generaron polémica en la red social donde hasta el secretario de Gobierno de Bogotá, Luis Ernesto Gómez salió al paso:

 

Las armas del Estado no pueden usarse para aplastar a la población sr Uribe. En un Estado de Derecho un vándalo y un criminal también tienen derechos, incluido el debido proceso y el uso proporcional de la fuerza”.

 

 

En video: Policía sacó pistola y mató a joven de 17 años que le pegó una patada durante protestas

 

 

Minutos después el expresidente Álvaro Uribe Vélez volvió a trinar sobre el tema:

 

Hemos apoyado el desarme de civiles con casos muy excepcionales, pero, no puede permitirse que también desarmen a las instituciones legítimas obligadas a proteger a las personas y bienes. No puede negarse el derecho a un policía de defender su integridad”.

 

Luego, a la polémica se sumó la representante a la Cámara por Bogotá, María José Pizarro Rodríguez que hizo un llamado a la comunidad internacional:

 

 

 

Dicha polémica surge después de dos violentas jornadas del paro nacional realizadas este miércoles y jueves donde el vandalismo, los ataques a la fuerza pública y el robo a establecimientos comerciales fueron el común denominador de la jornada.