Por cuenta de una audiencia pública convocada por la Comisión de Paz del Senado, lo que debería ser un escenario de respeto y tolerancia acabó convertido en un bochornoso espectáculo.

Cada sector de víctimas, de las Farc, del Estado o de los paramilitares, se alinderó a favor o en contra de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), lo que derivó en insultos y agravios entre unos y otros.

Aunque la audiencia transcurría en un ambiente tenso, lo que exacerbó los ánimos fue cuando Sergio Alzate, vocero de la ONG Fevcol, fundada por la exsenadora Sofía Gaviria, acusó a la representante Ángela María Robledo de no ponerle atención a las víctimas de las Farc.

Este hecho provocó una sentida reacción de Robledo y generó un fuerte encontronazo verbal no solo entre Gaviria y Robledo, sino entre las decenas de víctimas presentes en el salón de la Constitución del Capitolio Nacional.