La Unidad de Planeación Minero Energética del Ministerio de Minas abrió un concurso para escoger un asesor… El ganador resultó ser el propio secretario general de la entidad y los requisitos parecen describir al propio funcionario… Como si fuera poco, las funciones del cargo fueron reelaboradas y el antiguo secretario general conservará varias de las que tenía en su antiguo cargo… Como 18 aspirantes diferentes a él se presentaron al concurso, algunos piensan que aquí se jugó con dados cargados y por eso están diciendo: ¡Qué tal esto!

El 25 de julio de 2008, la unidad de planeación minero energética, entidad que pertenece al ministerio de minas, abrió un concurso en su página de Internet para convocar al cargo de asesor del director.

Lo que 18 de ellos no sabían es que estaban compitiendo con quien había asesorado la reforma a los requisitos del cargo.

Que poco después ganó el concurso, y hoy en día es asesor del director nombrado por resolución de la entidad.

Caicedo había sido secretario general de la unidad, y director encargado, tiene una amplia experiencia en el sector energético, en el tema de contratos, y además Los requisitos para los aspirantes eran los siguientes:

conocimientos básicos en derecho constitucional, derecho público en general. derecho administrativo, derecho mino energético, manejo de herramientas informáticas, modelo estandar de control, Normas y sistemas de desarrollo administrativo y  la hoja de vida del doctor caicedo coincidentalmente dice:

abogado, adminstrador público, especialista en derecho público, derecho administrativo, derecho procesal, derecho Mino energético, auditor de calidad, abogado conciliador y como si fuera poco les pedían 51 meses de experiencia, el doctor Diego Caicedo tenía 60.

Publicidad

Lo que no se  entiende entonces, es para qué se hizo un concurso

Pero además curiosamente varias de la funciones que el dr, Caicedo tenía como secretario general, fueron reasignadas para que ahora las tenga como asesor.

Pues no tanto, si el cargo de hubiera diseñado a su medida.

Tanto que la unidad de personal de la propia entidad llamó la atención sobre la cualidad de funciones por que el secretario general y ahora asesor terminaba haciendo lo mismo.

Un funcionario legalmente nombrado idóneo para e un cargo en cuyo diseño él y que le ganó por “meritos” a  18 personas que no conocían los requisitos tan bien como él.