El pasado 3 de agosto, 70 funcionarios, entre policías, hombres de la Sijín, la Secretaría de Gobierno de Sopó, comisarías de Familia y la Personería de este municipio allanaron la sede de la Fundación Niños por un Nuevo Planeta.

El operativo se programó luego de que se conocieran dos denuncias, una de ellas con un vídeo en el que un niño aseguraba haber sido maltratado en la fundación y mostraba sus lesiones.
En el operativo las autoridades encontraron alimentos en mal estado.

Y luego los niños empezaron a relatar los maltratos de los que habrían sido objeto. En el operativo, encontraron a un joven mayor de edad, durmiendo con otro niño, sin que fuera su pariente.

El joven es Mauricio Valencia a quién varios de los niños lo acusan de maltratarlos, haciéndolos hacer extenuantes ejercicios, algunas veces sin ropa y de golpearlos incluso con palos de escoba.

Publicidad

Cuando fue preguntado por los ejercicios Valencia no lo negó. Luego dijo que en la fundación no se maltrataba a nadie.

Sin embargo, sobre este joven recae otro señalamiento, una de las trabajadoras de la Fundación le dijo a Noticias Uno que él abusaba a las niñas.

La mujer aseguró que en la Fundación el maltrato era una regla general. Dijo que varías niñas le contaron que había una casa de castigo en el centro de Bogotá a donde los niños eran llevados.

El Secretario Jurídico de la Alcaldía aseguró que incluso hay dos niños desaparecidos. Esta Fundación es dirigida por Paola Franceschi, reconocida con varios galardones por su trabajo con niños en situación de vulnerabilidad.

Preguntada por Mauricio Valencia, ella confirmó que era mayor de edad, pero negó que fuera un cuidador. Sin embargo, el admitió que bañaba todos los días a más de 30 niños.

Varios integrantes de la Fundación que recibe ayudas de particulares y empresas hicieron una protesta frente a la alcaldía y aseguraron que las autoridades mienten, y que no hay maltratos ni alimentos en mal estado.

Preguntada la Personera del Municipio aseguró que el operativo se realizó con todas las garantías y ajustado a la ley.

Esta fundación maneja otros dos albergues de niños en Sopó, y aunque no tiene contratos con el Bienestar Familiar es deber de esta entidad vigilarlos. La Fundación ya tiene un proceso abierto por problemas de infraestructura y otro nuevo por este presunto caso de abusos y agresiones.

El tema ya está en conocimiento de la Fiscalía. La Fundación Niños por un nuevo planeta atiende a niños en situaciones de vulnerabilidad, aunque recibe donaciones en algunos casos los padres de los niños le pagan a la Fundación 60 mil pesos mensuales para que estos sean atendidos.