En el sur de Bogotá funciona el mayor expendio ilegal de carne bovina, alrededor de organizaciones criminales. La violencia de sus protagonistas ha atemorizado a las autoridades y desde allí se abastece el 10 por ciento del mercado de la capital.