Mil quinientas vacas pastan en las riberas del río Bogotá y beben su agua. Según los científicos, los metales pesados que absorben en su comida y bebida llegan a su leche y su carne y éstas a los platos y vasos de los bogotanos.