Cuando Álvaro Montoya vio por última vez a su hijo, tenía cuatro años… Hoy tiene nueve y él sólo sabe que está en Estados Unidos… Le dio permiso al niño para que se fuera de vacaciones con su mamá… Pero la señora decidió quedarse en ese país y emprender una nueva vida… El padre reclama el derecho de ver a su niño… De quien publicamos sus fotos con la autorización legal del papá, a quien la única esperanza que le queda es decir: ¡Qué tal esto!

Álvaro Montoya llevaba una vida feliz y tranquila al lado de su esposa Sandra y su hijo Santiago… pero todo cambio desde que decidió firmar una autorización para que su hijo de 4 años viajara a visitar a su abuelo…

“Le di un permiso para que fuera a visitar a su abuelo por 60 días a Estados Unidos”…

Y desde ese día no volvió a saber nada de su hijo.

“Ya va ajustar cinco años en los Estados Unidos, sin una dirección, sin un teléfono, sin una comunicación directa”.

Publicidad

El pequeño que debía regresar en Enero a iniciar sus estudios, nunca volvió…

“Se lo llevó la familia de la que era mi esposa”.

Y a ella también porque para la fecha que el niño viajo, Álvaro se llevó otra sorpresa.

“Simplemente llegue y no la volví a ver”

Lo que el aun no entiende es que en su matrimonio no existían problemas y no había ninguna razón para que ella se fuera de la casa y llevara al niño.

Lo más grave es que Santiago, el pequeño que viajó hace cinco años, según lo que Álvaro a logrado investigar, esta registrado en ese país con otros documentos.

“Tengo entendido que a mi hijo el nombre ya se lo cambiaron”.

El insiste en que el permiso era solo por 60 días y que su hijo ahora esta en ese país, ilegalmente…

“Mi hijo esta secuestrado en Estados Unidos”.

Álvaro ya cree haber agotado todos los recursos, ha puesto el denuncio del secuestro de su hijo en la Fiscalía, en Bienestar Familiar y hasta en la embajada de Estados Unidos  pero no consigue respuesta.

Hasta cartas le ha enviado al embajador de ese país en Colombia…

Y el caso se complica, porque el no tiene como ubicar al niño y a su familia en Estados Unidos…

Bienestar familiar asegura que Álvaro tiene todos los derechos sobre el pequeño, porque no existe ni siquiera una demanda de divorcio.

Y que están haciendo lo que esta en sus manos para repatriarlo.

Lo que le preocupa a Álvaro es que la gente que tiene al pequeño, esta cambiando constantemente de nombre y eso hace mas difícil la ubicación del pequeño.

Álvaro solo quiere que su hijo regrese y poder así recuperar todos los años que han perdido desde que se lo llevaron, supuestamente de vacaciones.