Hace unos días les contamos en Qué tal esto la historia de Oscar Isidro Beltrán, el marinero que se lesionó un codo y terminó operado de las dos rodillas. Buscando a su empleador nos encontramos con una situación bien llamativa: quien fuera la gerente de su empresa, es ahora la primera autoridad pesquera del país.

Ella ha tomado unas decisiones que, de acuerdo con algunas interpretaciones, podrían favorecer a esa empresa, su antigua empleadora. Pero eso no es nada, la verdad es que la empresa no las aprovechó porque está en un problema más grande: sus barcos están en puerto porque contra los dueños nominales hay una grave investigación en marcha, en la que se mencionan palabras como narcotráfico y testaferrato. Cuando revisamos a dónde nos había llevado el codo enfermo de un marinero, fuimos nosotros mismos los que dijimos.

¡Qué tal esto!

 

Cada vez son menos las esperanzas que Edgar pueda volver a pescar. Desde que le operaron las rodillas que tenía sanas casi no puede moverse.  

La seguridad social de los marinos… realmente es un problema de legislación pesquera para la contratación de los marinos a nivel nacional e inclusive internacional.  

Edgar faenaba en la captura de camarón para Bahía Cupica, la empresa más grande del sector en Buenaventura, que durante doce años gerenció Marta Lucía de la Pava.    Ella, hace seis meses en la máxima autoridad pesquera del país. Y este año su despacho resolvió que no habría veda en enero.  

La empresa por la cual yo venía trabajando se dedica a camarón de aguas profundas… El camarón de aguas profundas no está tan golpeado como está el camarón de aguas someras.  

Desde que se detectó que el camarón estaba en vías de extinción se prohíbe pescarlo entre enero y marzo, para permitir que crezca.

  Es decir, que pescar entre enero y febrero hubiera sido fatal para el futuro del camarón, pero buen negocio para Bahía Cupica.  

Ésta empresa se beneficiaría si hubiese veda, porque hubiera podido salir a horita en marzo con una buena disponibilidad de camarón pin y seguramente queda beneficiado, pero en ningún momento se hizo y está comprobado que los barcos no salieron.  

Los barcos de Bahía Cupica se quedaron en puerto, pero no, como asegura su ex gerente, por respeto al recurso pesquero. A finales de enero, todas las embarcaciones, instalaciones y propiedades de los socios, fueron ocupadas por la Policía, en una investigación por lavado de activos contra Howard Armitage Cadavid.  

Él no es gringo, en inglés colombiano, lo conozco a él su esposa y sus hijos, porque siempre fueron los accionistas de la empresa en que trabajé.  

Según explicó la Policía cuando ocupó sus bienes.   Howard Armitage Cadavid era el encargado de manejar los bienes de Patiño Fómeque en las ciudades de Cali y Buenaventura, al igual que los barcos camaroneros en los que trasladaban los narcóticos a Estados Unidos.  

Según la Policía, además de que el narcotraficante confesó ante los fiscales que viajaron a Estados Unidos para interrogarlo, en los allanamientos se encontraron documentos que relacionaban la empresa con José Castrillón Henao, alias Don Efra.  

No, no sabía.  

La flota de Bahía Cupica está en puerto, a disposición de los investigadores de la Fiscalía y la dirección de estupefacientes.

Los marinos que nunca tuvieron cobertura real en seguridad social están parcial o definitivamente cesantes. Y quien durante doce años gerenció la empresa ahora es la máxima autoridad pesquera del país. Y seguirá siéndolo porque se siente ajena a la investigación criminal.  

Nunca hubo un reporte de presencia de sustancias de ese tipo en ninguno de los contenedores que se exportara en la empresa en la cual yo laboré.