El pasado 20 de septiembre, la Dian y la Policía Fiscal y Aduanera -Polfa- incautaron 3.125 millones de pesos en mercancía de contrabando que empresarios chinos estaban vendiendo sin permiso en el sector de San Victorino de Bogotá. Fueron decomisadas cerca de 500 mil prendas.

Pese a que las autoridades informaron que “era un duro golpe al contrabando de confecciones y calzado” no solo no fueron capturados los supuestos responsables, sino que los empresarios chinos siguen comercializando su mercancía en el centro de Bogotá.

Por eso, el gremio de comerciantes colombianos, que por dos décadas han vivido de vender ropa al por mayor en el “Madrugón”, manifestó su inconformidad en la Comisión V del Senado porque si el gobierno no combate el ingreso de ese mercado podrían quedar en quiebra 12 mil microempresarios.

Una cámara de Noticias Uno recorrió los locales de la calle 16 hasta la calle 10. Y de la carrera décima hasta la carrera 15 y encontró que en por lo menos seis locales que hace 25 días fueron allanados, se continúa vendiendo mercancía china. Los orientales impidieron la grabación de sus rostros y de sus locales.

Publicidad

Para Mario Valencia, vocero de Justicia Tributaria, el contrabando chino está ingresando al país por Panamá.

El experto tributarista añadió que el gobierno debe que tener voluntad política para blindar a los pequeños empresarios de San Victorino que generan cerca de dos millones de empleos en todo el país.

Son 702 locales y 435 puestos de “Madrugón” que salen miércoles y sábados a vender prendas, que se sienten afectados por el mercado ilegal de ropa en San Victorino.

Hace cuatro meses, la Dian le entregó a la Fiscalía las evidencias para vincular a 40 personas en estos ilícitos pero se desconocen los resultados de esa investigación.