Guavitas es un corregimiento del Valle del Cauca, en donde el teléfono, el gran invento de Alexander Graham Bell, llegó hace apenas cinco años, bien entrado el siglo XXI… Pero hace año y medio se quedaron sin servicio porque unos ladrones se robaron el cable que unía a Guavitas con el mundo… Ya eso sería suficientemente grave, pero lo peor es que les están cobrando un servicio telefónico que no tienen, y los están amenazando con someterlos a un proceso jurídico por no pagar el teléfono que dejó de funcionar hace 18 meses… Como pudieron los habitantes de Guavita se comunicaron con Noticias Uno para decir: ¡Qué tal esto!

Hace 5 años, en guabitas, corregimiento de Guacari en el Valle del Cauca, sus habitantes celebraban una tardía, pero merecida llegada del teléfono o a su tierra…

“pagaron hasta un millón por esas líneas”

Y todo marcho bien hasta que en 2007 los amigos de lo ajeno hicieron de las suyas con los cables del teléfono..

No solo se quedaron sin teléfonos…

Sino que al mes del robo, recibieron la primera sorpresa:

Mes a mes desde ese entonces, les siguen llegando “sin falta” las facturas que les cobran el servicio que no tienen…

“facturas hasta por 250 mil” “facturas llegan hasta por 253 mil” “es un atraco” “de 11 en 11”.

Y a pesar de los reclamos…

“cada mes llevamos la factura”

Nadie les da una explicación concreta:

“no estoy autorizada toca con Telecom Cali o Bogotá»…

Pero según Telecom Bogotá, el problema es otro y ellos ya están encima del caso…

Solo que a los habitantes nadie les ha dicho.

Y como si fuera a poco a varios de ellos les ha llegado esta carta advirtiéndoles de un cobro jurídico si no cancelan las honerosas deudas que acumulan en facturas sin pagar…

Publicidad

cosa que no toleran, pues desde mayo del año pasado los aparatos telefónicos solo les sirven de decoración, y para hacer una llamada, deben ir a donde un vecino , o a Telecom.

La misma empresa que desde hace mas un año les cobra no por uno sino por varios servicios que no usan.

Y a la que le ruegan que así no les reestablezcan el servicio, por lo menos les dejen de cobrar, los saquen de la lista de deudores morosos, y sobretodo no los incluyan en un cobro jurídico por una deuda que jamás adquirieron.