Para evitar que los niños de una deprimida zona de Soacha, al occidente de Bogotá, pasaran sus ratos libres en la calle, una ONG abrió las puertas de una “escuela” en la que al menos pueden recrearse… Pero la Alcaldía de ese municipio resolvió cerrar el establecimiento porque no cumple los requerimientos de un colegio… El problema es que no hay oferta educativa para los niños que tienen que dejar de ir a esta escuela… ¡Qué tal esto!

Hace siete años, cambió la cara del barrio El Progreso, el hogar de cientos de familias asentadas a la fuerza en la zona de Altos de Cazucá, en el municipio de Soacha…

Un grupo de fotógrafos junto con los habitantes del barrio y la Fundación Fe y Esperanza se idearon

“Disparando cámaras por la paz”. Las fotografías que tomaron y revelaron niños del barrio se convirtieron en sus testimonios de vida y terminaron recorriendo el mundo en forma de postales…

La tarea no terminó allí. En Fe y Esperanza hoy estudian sin tener que pagar un centavo 150 niños que además de la educación básica aprenden a tomar fotografías…

Publicidad

Hoy Fe y Esperanza está en peligro. La Alcaldía de Soacha decidió cerrar 19 colegios que no cumplen con los requisitos de calidad, entre ellos esta institución…

“Hicimos un estudio según el cual el 85% de las instituciones educativas con que contrata el municipio los servicios educativos a más de diez mil niños no garantizan la calidad en el servicio…”

Las pretensiones de Nelson Pájaro, el director de la institución, no llegan más allá de alejar a los niños de las calles….

“son niños de extrema pobreza, en estado de vulnerabilidad bastante fuerte, en situación de desplazamiento y con muchos traumas familiares, muchas circunstancias de dolor que una escuela regular no tendría la oportunidad de darles la menor oportunidad….”

Su problema es de recursos, con lo que la Alcaldía nunca ha colaborado…

“La institución vive de la caridad de las personas que quieren ayudar a estos niños…  (8.14) No hacemos apología a la miseria ni a la mendicidad porque estamos tratando de mejorar un programa de oportunidad en los niños de nuestro sector…”

Y quienes trabajan allí lo hacen sin sueldo a cambio…

Las donaciones principalmente provienen del Programa Mundial de Alimentos y el Colegio Gran Bretaña…

“Creo que hemos hecho un esfuerzo y estamos mejorando las condiciones físicas de la institución, pero la secretaría nos exige tener una plata docente apropiada y más grande, cosa que no podemos hacer si no contamos con los recursos necesarios”

El Secretario de Educación dice que la decisión no tiene reversa…

“Yo se que hay proyectos sociales muy importantes, muy bonitos, proyectos que han hecho un enorme esfuerzo histórico, pero si no cumplen con los estándares de calidad obviamente sería mejor que este tipo de proyecto fueran complementarios al servicio educativo y no la razón”

Mientras llega el momento del cierre, en Fe y Esperanza siguen trabajando y los niños siguen asistiendo puntualmente mientras esperan que en lugar de cerrar la Alcaldía les entregue una colaboración…