Carteles de estafadores con libranzas y créditos en la factura de los servicios cogieron de coto de caza las filas de los pensionados. La Fiscalía, en vez de buscar patrones y agruparlos, abre un expediente por cada caso y pierde así la oportunidad de encontrar a los jefes del cartel.

Don José Luis soñaba con  pasar una vejez tranquila en Barranquilla. Pero a sus 70 años, lo que vive es un calvario por culpa no de una, sino de seis suplantaciones con cédulas y firmas falsas.

La primera vez se percató de la estafa que estaban haciendo con su nombre, porque la pensión que le giraba Colpensiones tenía unos descuentos.

Logró frenar los descuentos ante Colpensiones, pero por lo que le quitaron nadie le responde.

Luego se dio cuenta que no sólo sacaron préstamos de 18 y hasta 20 millones de pesos, sino una tarjeta de crédito, una línea de celular y un plan de televisión.

En Bogotá, don Juan Alberto, también tenía su lucha con una cooperativa, que se le acercó a las afueras de una oficina de Colpensiones a ofrecerle un préstamo por libranza. Él accedió y le hicieron firmar cinco pagarés en blanco como garantía de los 16 millones que necesitaba.

Publicidad

 

Y fue después cuando se percató que su pensión le llegaba disminuida.

Colpensiones frenó los descuentos de la supuesta libranza, pero los bandidos acudieron a los jueces.

La administradora de pensiones del Estado ha notado el aumento del fraude a través de cooperativas.

Diego Ortega, Vicepresidente de Seguridad y riesgos empresariales de Colpensiones, afirmó que  “Lo que encontramos es que la misma modalidad de fraude que está en una zona del país, al poco tiempo termina presentándose en otra” y reclacó que Colpensiones no patrocina y “no tiene convenios con estas empresas prestadoras de libranzas y menos de venta de electrodomésticos”.

La recomendación que hacen a los pensionados es que antes de firmar una libranza constaten la legalidad de la entidad, e informen a Colpensiones el monto y plazo autorizado a descontar.

Con las firmas que captan de pensionados mientras hacen sus filas, estafadores están sacando créditos y cuentas por pagar que terminan reduciendo sus mesadas sin que ellos se den cuenta.

 

Noticias UNO