La reactivación de las operaciones de generación de energía en la hidroeléctrica de El Quimbo tiene atemorizados a los pescadores en Huila porque su oficio podría extinguirse en la región.
Para Efraín Botero, uno de los pescadores afectados, “se me ha incrementado más o menos en un 20% la mortandad”.

Los pescadores aseguran que como Emgesa no retiró la totalidad de la biomasa que se encuentra en el agua, es decir, restos de árboles y materia orgánica, durante el mes que se suspendió la operación de El Quimbo, el líquido que circula en el cauce está contaminado.

Eugenio Silva dijo que “las mortandades que se dieron en el embalse alcanzaron a ser un total de ocho toneladas por día y el embalse produce diariamente 90 toneladas de pescado”.

El Juzgado Tercero Penal de Neiva suspendió los efectos de la medida cautelar que había fallado el Tribunal Administrativo de Huila que ordenó detener la generación de energía en El Quimbo, entre diciembre y enero.

Según Vicente Pérez “no hicieron una limpieza de llenado sino que la llenaron por encima de toda la maleza y, como ustedes pueden saber, ahí hay árboles que son venenosos y afectan el medio ambiente, como lo es el pescado”.

El ministro de Medio Ambiente, Gabriel Vallejo, aseguró que los pescadores deben tener garantías para su labor. “Esos pescadores que hoy están sintiendo una vulnerabilidad real”.

Por su parte, el ministro de Minas, Tomás González, reconoció que el represamiento del agua le quitó su pureza y oxígeno.

La Asociación de Pescadores del Río Magdalena calcula que el icticidio podría llegar a las 15 mil toneladas de tilapia, mojarra y bocachico.

Emgesa reconoció la mortandad de peces pero no en la dimensión que denuncian los pescadores de El Quimbo. “El reporte que tenemos es de unos 630 peces que hemos recopilado, que hemos recogido, que son animales pequeños que puede sufrir la variación de temperatura y las variaciones de las condiciones del río”.

Para Lucio Rubio la situación es contraria. Al reactivar las máquinas de la represa, el movimiento del agua que produce la energía le da al líquido los niveles de oxígeno necesarios para evitar la mortandad de peces. “Una cosa es la calidad dentro del embalse de El Quimbo y otra cosa es la calidad del agua una vez que el agua es turbinada o sale por la descarga de fondo”.

Emgesa que explica que la represa de El Quimbo está cumpliendo con los estándares exigidos por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales.

“Hemos superado el mínimo exigido por la ley de 4 miligramos por litro. Y adicionalmente están entrando entre 180 y 190 metros cúbicos por segundo, gracias a la generación de El Quimbo”, afirma Rubio.
La Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca, AUNAP, dice que Emgesa tiene la razón.

Otto Polanco dice que “la mortalidad ha sido leve, sobretodo en juveniles, que son las poblaciones de peces más vulnerables a cualquier cambio de variables en un medio acuático”.

Sin embargo, los pescadores advierten que la hidroeléctrica El Quimbo erradicará la pesca en el departamento del Huila.

Mientras Rubio defiende la operación de la hidroeléctrica El Quimbo argumentando que abastece el 5 por ciento de la demanda de energía a nivel nacional, los pescadores se sienten indefensos porque consideran que el gobierno los abandonó.