Los tolimenses se cansaron de no tener escenarios para la práctica deportiva y decidieron protestar.

Deportistas, técnicos, dirigentes y padres de familia se reunieron para sentar un precedente, porque el Parque Deportivo y la Unidad Deportiva de la Calle 42, están cerrados.

Pintaron cruces, llevaron flores, mandaron hacer coronas y prendieron veladoras, como significado a que los escenarios que tenían en Ibagué, se encuentran abandonados y otros, no se construyeron.

Diez meses después de finalizados los juegos deportivos nacionales, los tolimenses se quedaron sin escenarios.

Publicidad

Están reclamando de una forma simbólica, pacífica y buscando que les devuelvan los sitios para hacer deporte.

Los más perjudicados son los niños, que en el caso del patinaje, no tienen un patinódromo y entrenan en la calle.

La anterior administración dejó las obras sin terminar. Otras, las comenzaron y las dejaron a la deriva.

Tanto así que a la alcaldía actual le correspondió entrar a investigar.

Por eso, los tolimenses ya se cansaron de las promesas y prefirieron unirse para recuperar los escenarios.

Todos estos inconvenientes han hecho que las obras del parque deportivo y de la Calle 42, hayan quedado a la intemperie.

Estas protestas se seguirán haciendo por parte de los deportistas, para que los escenarios de los juegos nacionales, no terminen como un elefante blanco.