Encontramos un caso en donde Bogotá le robó el espacio público a Bogotá… Como lo oyen, la Secretaría de Educación construyó un colegio sobre una vía pública… Ahora no hay quien resuelva ese lío, porque nadie se atreve a decidir si tumbar el Colegio, o perder la calle y todas las opciones son como para decir:

¡Qué tal esto!

 Este muro, ha sido por años, el dolor de cabeza de los habitantes del barrio San José en el occidente de Bogotá.

Publicidad

“Estamos afectados porque eso es una pared que se debió haber tumbado ya”

“Exigimos que se tumbe ese muro para bien de la comunidad”.

Y todo porque impide el acceso directo desde el barrio hasta el centro de la localidad de Engativá.

“Queremos que nos destapen esa calle para que quede más fácil coger el bus o ir al hospital.”

Se trata de la carrera 122 A, que debería comunicar a la Calle 64 C con la calle 66 C, o al menos así lo es para el distrito.

“Es una vía y siempre se ha señalado como una vía”

Sin embargo, el panorama es otro, pues la calle al parecer nunca ha sido calle.

“Desde que yo me conozco esto toda la vida a estado cerrado”  Y para colmo de males el mismo distrito hace unos meses construyó un colegio sobre la vía.

“Están desde este año, desde que arrancamos el año electivo”

Cinco aulas pre fabricadas, una reja y el cuestionado muro, convirtieron a la carrera 122ª en una calle colegio, a pesar que ya existía un fallo por parte de la Defensoría del Espacio Público que determinó el verdadero uso de la vía.

“Se trata de una vía pública y que en consecuencia debe estar habilitada para toda la comunidad”   

Pero la Secretaría de Educación de Bogotá argumenta que no sabía que había invadido un espacio público.

“No era de conocimiento directo de la SED”

Que obliga a toda la comunidad del barrio San José a tener que tomar vías alternas para poder comunicarse con el resto de la localidad.

“La taparon pero es indispensable para ir al hospital, o llegar a la avenida, nos queda más cerca por esta parte, pero nos toca dar una vuelta que es harto.”

 Por eso exigen que les devuelvan la calle.

“Que abran eso porque haya queda la iglesia, el mercado, hospital y para ir allá toca dar la vuelta por allá”

“Para ahorrar la caminada”.

Que como  Don Luis, al igual que todos en el sector, debe hacer todos los días cada vez que quiere salir o entrar al barrio. 

Recorrido de varias calles que dura alrededor de 15 a 20 minutos y que se reduciría a escasas dos cuadras.

“10 minutos nos ahorraríamos o hasta más”

Pero a pesar de los innumerables esfuerzos de toda la comunidad para logar que les devuelvan la calle…

“Con firmas, hablando con todos”

El distrito todavía no les da una respuesta clara  de cuándo recuperará este espacio para habilitar la carrera 122 A.

“Los tiempos se hacen por una revisión jurídica normativa de lo que hay representado en esa vía”

Situación que hoy tiene al distrito entre la espada y la pared, debido a que hacer cumplir el fallo de la Defensoría del Espacio Público obligaría a la secretaría de Educación a dejar sin colegio a 700 estudiantes de la localidad.

“En este momento si tomáramos esa decisión no tendríamos dónde trasladarlos”.

En consecuencia, mientras el distrito decide cómo solucionar  una auto invasión del espacio público sin dejar  a cientos de estudiantes sin clases, a los habitantes de San José en Engativá, no les queda más que seguir dándole la vuelta al barrio.