Mientras Mathew azotaba el Caribe, vientos de hasta 65 kilómetros por hora golpeaban el sur de Bogotá hasta tumbar la pared de un colegio. Debajo de ésta quedó un niño, que aún no puede regresar a casa y cuyo futuro, aún si sana, está complicado. Qué tal esto.