Desde hace seis meses, Julio Pérez ha intentado convencer a sus seguidores en las redes sociales, de que tiene mucha plata.

“Hola sabandijas inmundas. Hoy los voy a invitar a mi oficina para que vean que sí tengo billete, ratas. Estos billeticos en la piscina se me mojaron y los tengo secando», dijo Pérez.

También ha tratado de demostrar que todos sus billetes son de verdad.

En otros videos asevera que su plata es fruto de baños con sal y rogativas a su finado de devoción.

Publicidad

«Pablo Escobar es un ídolo del arcángel cuando niño», afirma Julio. Y agrega, «tengo una que otra caleta que me dejó Pablo Escobar».

Asegura que para aumentar su riqueza, se somete a ritos que él mismo descubrió.

«Solo agüita al sereno y hervida, usted reza el rito del arcángel, él está botando el vapor… y en nueve días me dicen», cuenta Pérez.

En otros videos que ha publicado, dice que tiene tanta plata que no hay ser vivo que se le resista.

También explicó por qué no le preocupa que alguien intente robarle: «Es un arma de madera porque en Colombia tiene que haber paz de verdad verdadera. El escolta le puede dar un palazo al alguien».

Reveló qué es lo único a lo que le tiene miedo: “Me soñé que era pobre, que era reportado de Datacrédito… Me levanté muy asustado, me tocó tomar agua de azúcar”

Manifiesta que su plata tiene origen lícito y que nada le puede pasar porque es de buen corazón.

Asegura que ha regalado al menos 400 millones de pesos a personas necesitadas en al menos cinco ciudades.

“Con ayuda del arcángel hemos logrado que varias fundaciones den requisitos», puntualizó Carlos Mario Niño, amigo de Julio Pérez ‘el arcángel’.

Aclaró que no le da plata a todo el que le pide y menos a los que según él, le tienen envidia.

Prefiere compartir su dinero con los pobres y no con los ricos y que por eso no guarda nada en los bancos.

“Como el banco es tan sabandija con ese 4 por mil que si nos dormimos nos suben al 6 prefiero guardarla en cajones”, dijo Pérez.

Afirma que las expresiones que usa en sus videos son solo parte de un personaje que se inventó.

Es propietario de almacenes de textiles, bodegas de ropa y ventas de frutos secos.

Pero según sus críticos, el humilde empresario es controlado por el personaje que él mismo creó.

Este empresario que sigue publicando videos con miles de billetes, que asegura no es narcotraficante ni otra clase de delincuente, y que no guarda nada en los bancos pero jura que le cumple a la Dian, no se explica por qué los Estados Unidos que no le han querido dar la Visa.