Tres funcionarios de un juzgado de restitución de tierras usaron la honradez para convencer, a uno de los reclamantes en uno de sus expedientes, de que pagar sería la mejor forma de obtener una sentencia como la que pretendían.