Ruby Cecilia Córdoba, una pensionada de 52  años  reza todos los días   para que  su modesta casa no sea embargada

Es madre soltera y cabeza de familia, trabaj’o  como secretaria  para la contraloría  General  y Adpostal  durante 23 años, 3 meses y 13 días..

Por  reestructuración salio  de Adpostal  en agosto de 2006, cuando se quedó  sin trabajo y agotó sus últimos  centavos, pagando  las cuotas de su casa, reclamó su pensión  al  instituto de Seguro Social.

Para ella  ese  18  de septiembre  se convirtió en un drama que esta a punto de hacerle perder la casa… en esta carta ,  fechada el  7 de octubre, el Fondo Nacional Del Ahorro , le advierte a Ruby que si no paga las  cuotas atrasadas,  debe cancelar la deuda total,  que asciende a  23.millones 887 mil 872 pesos .

El seguro tenía 4 meses para decirle  a Ruby  si tenía derecho o no a la pensión. Sin embargo, pasado el termino y sin obtener respuesta, el 29 de enero de este año  interpuso una tutela  para que el seguro le dijera  si podía  o no,  reclamar  su pensión.

El juzgado 22 laboral del circuito de Bogotá, ordenó que el  Seguro Social resolviera  la petición de ruby, en 48 horas. Por fin ella, de tantos ires y venires….

El seguro mediante esta resolución  le  dijo   a Ruby que tiene derecho a la pensión por que cumple los requisitos..

Pero en la resolución, había  otro  error. Afirmaban que  Ruby  tiene  55 años  cuando en realidad al momento de pedir su pensión tenia 50 y podía jubilarse porque estaba cobijada por el régimen especial de la contraloría. Aun sin ser de mala fe, como  dice  el  seguro social, ruby cecilia, siguió sin su pensión.

Su abogado interpuso un incidente de desacato porque el seguro no corregía los errores que no le permitían cobrar su pensión. El  6 de agosto juez mediante  auto sancionó por desacato a la tutela a  Álvaro Hernán Vélez Millán, representante legal del seguro social.

Desde agosto, Ruby Cecilia no obtuvo respuesta a su petición y las deudas siguen aumentando.. Ella  continua con su lucha de todos los días….  ir al seguro social, hacer fila,  sentarse, pasar a  ventanilla y esperar  por una respuesta, si   o no puede cobrar su pensión

Paradójicamente hace dos días, cuando noticias uno buscó a los funcionarios  del seguro, manifestaron que por fin,  ya estaba  lista su pensión.

La paradoja es que el pago  puede llegar muy tarde. Por errores del seguro social que es del estado, ella no ha podido pagarle al fondo nacional del ahorro que también es del estado. Por lo tanto su casa, que es el producto de su trabajo de  toda la vida puede quedarse en manos del mismo estado que no le cumplió.