El hombre que llegó a la localidad de San Cristóbal con la promesa de erigir allí una iglesia anglicana que habría de solucionar los problemas de vivienda de sus feligreses, terminó siendo un particular sin vinculación con el clero, que se fugó con el dinero de los fieles.